Cólicos del bebé lactante


colicos-bebes-lactantes

Para diagnosticar el llanto exagerado existe la regla de Wessel que diagnostica un bebé “colicoso” cuando llora más de tres horas por día, tres días por semana, durante 3 semanas.

Actualmente la tríada de Wessel define a los bebés que lloran exageradamente como “bebes colicosos”. Esta definición es muy cuestionable, ya que el cólico es un dolor abdominal y no todos los bebés “colicosos” tienen dolor abdominal. El llanto del bebé (por el motivo que sea) tiene un lenguaje corporal que simula un dolor de panza: estiran las piernitas, ponen la panza dura y en ocasiones eliminan gases. Pero: ¡Eliminan gases porque lloran y no al revés!. Entonces si les parece que su bebé llora más de lo habitual y es difícil de calmar, su pediatra debe evaluar el crecimiento pesándolo (eso descarta que tenga hambre), revisarlo profundamente (descartar otitis, faringitis, hernias, reflujo gastroesofágico, etc) y en caso de que no encuentre ninguna causa para el llanto exagerado debes buscar apoyo familiar para que ustedes puedan descansar, darse un baño relajante o tomar una clase de yoga para estar en las mejores condiciones posibles para enfrentar una noche de llanto.

En el caso de que encuentre el abdomen distendido (hinchado) y muy doloroso entonces nos hallamos frente a un verdadero cuadro de cólicos abdominales.

Lo primero que debe hacer el pediatra es calcular el aumento de peso del bebé. Si está aumentando más de 40 gr diarios, y se lo está alimentando demasiado seguido (antes de 2 horas de la alimentación anterior) seguramente este sobrealimentado y habrá que espaciar hasta 2:30 para disminuir la distensión abdominal y los cólicos. Si está creciendo adecuadamente (entre 15 y 40 grs diarios) entonces el cuadro de dolor y distensión pueden ser por inflamación intestinal provocados por alergia a las proteínas de la leche de vaca u otro tipo de intolerancia digestiva.

Si está aumentando menos de 15 grs diarios es probable que llore por hambre.

El hambre en los lactantes genera dolor y llanto.

Si el llanto está acompañado de vómitos frecuentes o regurgitación abundante luego de cada alimentación puede estar producido por esofagitis, secundaria a reflujo gastroesofágico. La esofagitis es un cuadro muy doloroso que calma parcialmente con la alimentación, empeorando 30’ a 60’ luego de esta.

Los bebés alimentados a pecho sufren muchos menos cólicos y lloran menos que los bebés alimentados con fórmula. Si debes darle formula elegí una que contenga simbióticos.

  1. Consejos para mejorar los cólicos:
  2. Favorecer y estimular la lactancia materna
  3.  Controlar el adecuado crecimiento de tu bebé.
  4. Brindarle masajitos en la panza.
  5. Si no toma pecho elegí una fórmula con simbióticos. Las fórmulas NutriBaby son las únicas que tienen simbióticos (prebióticos y probióticos que contiene la leche materna) que disminuyen los cólicos, la constipación y las molestias digestivas