¿Es importante el número de la balanza?


Es importante destacar que una balanza toma en cuenta varias cosas: músculo, grasa, órganos, hueso, líquido.

Es muy frecuente que las personas al subirse a una balanza se frustren porque subieron unos gramos o un kilo o que se mantengan, aun haciendo ejercicio. Y suele pasar que la ropa empieza a quedar más floja y el peso es el mismo, o la misma persona se ve más delgada y el número los confunde.

¿Qué sucede acá?

Cuando una persona empieza a alimentarse bien, sin eliminar nutrientes esenciales (hidrato, proteína, grasa) y a hacer actividad física, la composición corporal empieza a cambiar: subimos músculo y bajamos grasa (pero el peso se mantiene).

El tema es que el musculo ocupa menos lugar que la grasa, entonces claro: bajamos medidas y pesamos lo mismo.

Entonces, lo mejor es evitar el número de la balanza y guiarse por la ropa o la medida, que es ahí donde se nota el cambio. En algunos casos se realizan antropometrías (medidas de composición corporal), para saber más específicamente como estamos. Pero tranquilamente podemos guiarnos nosotros mismos con los talles y el cambio del cuerpo.

Es muy importante no obsesionarse con un número, que pueden significar muchas cosas y en general (más que nada en mujeres) las variaciones tan grandes son de líquido.

Muchas veces las personas quieren llegar a cierto número y probablemente el cuerpo “no pueda” hacerlo, porque el número que la persona se propone no coincide con lo que el organismo puede hacer. Además no es lo mismo pesar 60 kilos y tener más más grasa, que pesar 60 kilos y tener masa magra.

Es difícil no estar pendiente de ese número ya que es algo de lo que se habló siempre, pero hay que saber que lo que más importa es la composición del cuerpo.

Lic. María Agustina Murcho
M.N. 7888 / M.P. 3196
instagram.com/nutricion.ag