¿Por qué es perjudicial suspender la ingesta de hidratos de carbono?


Toda la vida nos bombardearon con información errónea, nos obligaban a eliminar los hidratos de carbono para bajar de peso, y hoy en día esta la típica frase de varios famosos que dice “baje de peso dejando las harinas”.

Es muy peligroso eliminar los carbohidratos de la alimentación. Para entender esto, hay que conocer sus funciones:

– Brindar energía: cuando se suspende la ingesta, empezamos a sentirnos débiles y sin fuerzas para realizar las actividades diarias.

– Alimento para el cerebro: este órgano se nutre de glucosa. Esta molécula proviene de todos los hidratos de carbono. Cuando no hay glucosa en el cerebro comenzamos a marearnos, y a perder la capacidad de concentración.

– Efecto ahorrador de proteínas: cuando hay falta de energía en el organismo, el cuerpo empieza a utilizar las reservas. Comienza por el glucógeno hepático (reserva de glucosa en el hígado), y cuando este se termina, busca la energía de las proteínas musculares, es decir, empezamos a “comernos a nosotros mismos”. Cuando la masa muscular se consume, el metabolismo empieza a disminuir y a “andar más lento”.

– Forman parte del ADN y membranas celulares: es fundamental consumir hidratos de carbono para que el organismo pueda realizar sus funciones.

Ahora, conozcamos las consecuencias de dejar este macronutriente:

– Debilidad, irritabilidad, mareos y dolores de cabeza

– Perdida de masa muscular (no de grasa) y enlentecimiento del metabolismo

– Aumento de hambre y ansiedad: si no hay glucosa en sangre, el cuerpo lo pide en forma de alimentos altos en azucares

– Efecto rebote: al consumirlos nuevamente, se recupera rapidamente el peso perdido

– Picoteos y atracones por la restricción

– Obsesiones y culpas al volver a consumirlos

– Aislamiento social: evitar ir a reuniones o eventos sociales para no consumir los alimentos “fuera de la dieta”, que suelen ser las harinas.

Entonces, como podemos ver, el sacar los hidratos de carbono de la alimentación no tiene ningún beneficio.
La cantidad siempre depende de cada persona, según los requerimientos, pero jamás debemos excluirlos.
Lo necesario para perder peso es consumir todos los nutrientes, evitar las restricciones y siempre estar acompañado de un profesional que haga educación alimentaria, que enseñe a comer y que no prohíba ningún grupo de alimentos, siempre que no hayan patologías que requieran su eliminación.

 

Licenciada Maria Agustina Murcho